Calle Elias Aguirre 180, Miraflores. Lima - Perú

APRENDIZAJE CAMINO A LA META

Presentación1 (1)

Alcanzar la meta propuesta es el anhelo más preciado por todos, para ello buscamos recursos y hacemos lo necesario para lograrlo, sin embargo, en el camino a la meta es donde se descubre los mejores aprendizajes.

Hace un tiempo me propuse participar de un reto deportivo porque antes me había etiquetado como «anti-deportista», este reto requería de un buen entrenamiento; al principio me sentí muy emocionada por el nuevo desafío, el cual me dio el impulso necesario para trabajar día a día con disciplina lo que me había propuesto, entrenar mínimo cuatro veces por semana, una alimentación balanceada y cuidar el tiempo de descanso. Conforme el tiempo fue transcurriendo el nivel de dificultad de la preparación se hacía más intenso, las obligaciones diarias y el trafico me dejaban realmente cansada y con ello me asaltaban las dudas de continuar, eso sumado a los virus mentales de aquellos que decían: ¿Para qué lo haces?, Yo no perdería mi tiempo así, ¿Estás seguro que lo vas hacer?, Mejor no lo hagas; hacían que el camino fuera más pesado, sin embargo mirando en retrospectiva yo había mejorado y me di cuenta que los comentarios negativos no eran porque no tuvieran confianza en mí, sino porque estas personas estaban manifestando sus propias inseguridades, sus propios miedos que los frenan a ir detrás de sus sueños; y lo mismo sucede cada vez que alguien quiere ir detrás de un objetivo como el mudarse de casa, tener un hijo, casarse, cambiar de trabajo, divorciarse, hacer un negocio, liderar un grupo de ayuda social, siempre se empiezan a escuchar esas voces con sus propios miedos tratando de limitarnos asumir nuestros retos, pero está en cada uno reconocer que esos pensamientos no son nuestros y debemos evitar que esos virus mentales se instauren en nuestro sistema.

Finalmente llego el día de poner a prueba aquello para lo que me había preparado y salí con todas las fuerzas y mucho ímpetu a subir las primeras pendientes, entonces empezó el primer aprendizaje del día: si continuaba así era seguro que no iba a poder terminar  y tuve que administrar la energía para que sea sostenible y uniforme en el tiempo; de ahí empezaron a llegar los primeros obstáculos que con esfuerzo se lograban superar, en el recorrido habían varias pendientes que antes de subirlas miraba desde abajo y me preguntaba si lograría llegar a lo alto, entonces apareció el segundo aprendizaje: cuando pienses que el camino es largo toma tu tiempo y empieza a dar un paso a la vez; haciendo una tarea a la vez lograremos avanzar más que si nos paralizamos pensando en todo lo que falta por hacer; obstáculos más duros se presentaron y con ellos los virus mentales de aquellos que ponían en duda si iba a poder, pues debo admitir que me sentí desanimada, pero no había marcha atrás  y empecé a buscar en cada prueba la mejor manera de superarla y ese fue el tercer aprendizaje: el recorrido no es fácil, hay cosas que están fuera de lo planeado, pero es momento de ponernos creativos y resolver nuestros obstáculos, pues es en los momentos de mayor dificultad donde se encuentran las mejores soluciones; por último mi cuarto aprendizaje y para mi el más valioso fue que siempre habrá alguien dispuesto ayudarte, personas que aparecerán como un rayo de luz en un día lluvioso y aparecerán porque están ahí en busca de los mismos objetivos recorriendo las mismas pruebas; así como hay generadores de virus mentales existen personas que están haciendo y son conscientes que gracias a la sinergia el todo es mayor que la suma de sus partes; entonces en cualquier emprendimiento que tengamos busquemos relacionarnos con personas que van detrás de los mismos objetivos, que están dispuestos a poner todo su esfuerzo y no rendirse, de esa forma podremos construir sólidos equipos de trabajo, tener los proveedores adecuados que nos ayuden a llegar a la meta.

Finalmente la meta es relativa, es solo una referencia de donde queremos llegar, pero es en el recorrido a ella donde realmente aprendemos diferentes cosas sobre nosotros mismos, el entorno, como adaptarnos y obtener oportunidades de mejora continua de las debilidades detectadas. Si bien es cierto durante la etapa de preparación contemplamos las diferentes aristas de la pirámide, es en la puesta en marcha que se presentan los imprevistos donde deberemos aplicar conocimientos, inteligencia emocional y auto análisis para lograr mejorar los procesos que permitan que nuestro emprendimiento  sea duradero y no se extinga en la parte inicial o en la etapa de madurez.

Yo ya estoy trabajando en mi próxima meta, ¿y tú?. Si estas dispuesto a trabajar en lo que quieres lograr contactame Aquí

Posts Relacionados

Dejar un comentario